viernes, 18 de enero de 2013

La princesa que bostezaba a todas horas


                            LA PRINCESA QUE BOSTEZABA A TODAS HORAS


"La princesa no hacía más que bostezar y, como los bostezos son tan contagiosos, todo el palacio andaba con la boca abierta: el rey, la reina, los ministros…, hasta el gato y el perro del jardinero bostezaban. El rey trataba de contentar a su hija con todo lo que tenía a su alcance, pero sus intentos eran inútiles. Un día, mientras paseaba por los jardines, el hijo de un criado de palacio se acercó a la princesa y, además de hacerla reir, acabó con sus bostezos... ¿cómo lo hizo?"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada